Los chalecos tácticos más comprados en 2021

Los chalecos tácticos forman parte del equipamiento de militares, policias, aventureros, cazadores y amantes del airsoft. Incluso entre los practicantes de deportes como el crossfit, que usan un chaleco táctico lastrado con pesos para aumentar la intensidad del ejercicio.

¿Qué es un chaleco táctico?

Un chaleco táctico es una prenda militar que cubre el torso del soldado y que tiene básicamente 2 cometidos:

  1. Permitir al soldado transportar material y equipamiento tales como cargadores de munición, equipo de comunicaciones, kit de primeros auxilios, etc. Hace posible llevar el equipo táctico encima.
  2. Ofrecer protección a los órganos vitales de la cavidad torácica y abdominal frente a proyectiles y metralla. Hoy en día podemos hablar de chalecos tácticos antibalas gracias a las placas insertadas en muchos de los los mismos.

Algunos de estos chalecos tácticos incluso permiten el rescate y ser izados sujetando un cabo o cuerda a ellos, aguantando el peso del combatiente y su equipo.

¿Cómo es el chaleco táctico en 2021?

El chaleco táctico es actualmente una plataforma polivalente y flexible gracias al uso del sistema MOLLE, que significa Equipamiento Modular Ligero de Carga (Modular Lightweight Load-Carrying Equipment en inglés)

Gracias al sistema MOLLE, cada individuo personaliza la composición y distribución de su equipo, tiene total libertada para colocar los cargadores, bolsos, porta radios, etc. Básicamente él mismo configura su chaleco militar.

Hoy en día, los más avanzados chalecos tácticos son dos paneles de tela, uno para el pecho y otro para la espalda, en los que insertar las placas de protección frente a proyectiles y fragmentos; y con el sistema MOLLE en la parte externa, unidos por cinchas y un par de hombreras, en realidad, son chalecos tácticos MOLLE.

Para ampliar la capacidad de carga, se utilizan mochilas tácticas

Chalecos tácticos 5.11 Tactical

5.11 Tactical probablemente fabrica algunos de los mejores chalecos militares de la actualidad; y sin duda, de los más vendidos chalecos tácticos policiales.

Al comprar unos chalecos tácticos 5.11 apuestas por un caballo ganador.

Chalecos tácticos Condor

Condor es otro de los grandes actores en la industria de los chalecos tácticos molle

Chalecos tácticos Tasmanian Tiger

Echa un vistazo a nuestro catálogo de los mejores chalecos tácticos de la empresa alemana.

Chalecos tácticos Zentauron

Zentauron es otro de los actores europeos que más crecimiento está experimentando en la industria del equipamiento táctico. Desde 2010 entraron fuerte en el mercado de chalecos tácticos MOLLE y siguen creciendo ofreciendo algunos de los los mejores chalecos tácticos de la actualidad, escalando en el difícil negocio del chaleco militar.


Origen de los chalecos tácticos

El soldado siempre ha buscado protección frente a los proyectiles y el armamento del enemigo. Antes de la invención de las armas de fuego y de su proliferación en los campos de batalla europeos, las armaduras, cotas de malla, escudos y rodelas brindaban protección.

Además, el soldado o caballero no tenía mucho equipo que llevar en combate, básicamente sus armas y protecciones.

Con la irrupción de las armas de fuego y su poder de penetración, las corazas y armaduras se volvieron inservibles. En este punto surge un nuevo dilema, el arma de fuego necesita munición y pólvora; y estos dos elementos han de estar siempre a mano del arcabucero o mosquetero.

Las armas automáticas lo cambiaron todo

Con la llegada de la bala moderna, en la que el proyectil, la pólvora y el fulminante se aúnan en un único conjunto gracias a la vaina metálica o casquillo; y el desarrollo de las armas automáticas, la necesidad de tener a mano munición suficiente para poder combatir se hizo clave.

Además, la fiabilidad y potencia crecientes de las armas de fuego y las grandes cifras de bajas que causaban, hizo buscar a los estrategas contra-medidas.

Por ello, desde la Primera Guerra Mundial se idearon diversos escudos o parapetos metálicos, muy pesados, para intentar proteger al tirador del fuego enemigo. Incluso se desarrolló alguna armadura metálica, inviable por su peso para la guerra de movimientos rápidos que se estaba imponiendo.

Con estas premisas, durante los siguientes conflictos del Siglo XX, se buscó la mejor forma posible de portar la mayor cantidad de munición y equipamiento y de proteger al combatiente, se comenzó a gestar la idea de desarrollar un chaleco militar.

Segunda Guerra mundial, comienzan a desarrollarse seriamente los primeros chalecos tácticos

La Segunda Guerra Mundial vio la llegada del SN-42 (Stalynoi Nagrudnik), que en ruso significa peto de acero. Algunos cuerpos del Ejército Rojo, como los ingenieros y las tropas de asalto montadas en tanques los usaban.

Las tropas americanas estrenaron en la batalla de Okinawa el chaleco Doron, de fibras de vidrio y resinas. Ambos eran capaces de detener balas de pequeño calibre y esquirlas de metralla, pero no tenían nada que hacer frente a las balas de armas largas; y además eran muy incómodos de llevar, especialmente el SN-42, por su peso.

Durante la Guerra de corea todavía no dan con la tecla de los chalecos tácticos militares

Con la Guerra de Corea, el ejército americano introduce el chaleco táctico militar M-1951, más ligero que el Doron, aunque totalmente inútiles ante el proyectil del AK-47 de 7,62 mm.

En la Guerra de vietnam, el chaleco militar empieza a tener un uso mayor

En Vietnam el Cuerpo de Marines de los EE.UU. emplea el chaleco antifragmentación M-1955, mejorado en cuanto peso y capacidad de parada de fragmentos, pero seguía siendo ineficaz frente al arma que era el pilar de su enemigo, el AK-47. Por ello, en 1967, aparece el chaleco porta placas cerámicas T65-2, que equipaban las tripulaciones de helicópteros; y que resultaba muy pesado para las patrullas a pie y los combates en la jungla.

En 1969 Smith & Wesson suministra el chaleco Barrier Vest a la policía norteamericana, con gran éxito. De esta forma nacieron los chalecos tácticos policiales, usados al principio por grupos como el SWAT; y que más tarde se trasladó al resto del cuerpo.

Con el inicio de la década de los 70 llega la fibra que revolucionará la protección antibalas, el KEVLAR. Esta fibra sintética ha sido la base para la protección frente a proyectiles desde entonces, alternando placas metálicas, como el chaleco táctico K-15 de 1975

Se usan planchas rígidas de metal, cerámica u otros compuestos porque el kevlar evita que la bala atraviese el tejido del chaleco de combate, pero debido a su tenacidad y elongación a rotura, el proyectil puede golpear el torso tan fuerte y tan profundamente, que es capaz de causar lesiones fatales por daños internos; estas placas duras limitan la elongación del kevlar y refuerzan la impenetrabilidad del equipo táctico.

Desarrollo del chaleco táctico desde 1990

Desde la aparición del kevlar, han aparecido nuevos tejidos y materiales como el Dyneema de DSM, el Dragón Skin de Pinnacle Armor , los tejidos GoldFlex y Spectra de Honeywell, el Twaron de Teijin Twaron y el Zylon de Toyobo. Estos nuevos compuestos son más ligeros y resistentes que el kevlar, pero mucho más caros; y han revolucionado la confección y diseño de los chalecos tácticos militares.

En 2013 aparece la tecnología Dyneema Force Multiplier, que reduce el peso en 25% y es la más utilizada desde entonces en los chalecos para policías y los chalecos militares.

¿Qué es el Kevlar?

El  Kevlar es el nombre por el que se conoce al poliparafenileno tereftalamida, una poliamida desarrollada por Dupont capaz de detener balas gracias a sus propiedades mecánicas, que principalmente son:

gran Rigidez

El valor del módulo de elasticidad a temperatura ambiente ronda los 80 GPa (kevlar 29) y 120 (kevlar 49). El valor del acero es de 200 GPa.

Alta Resistencia A LA TRACCIÓN

la resistencia a la tracción del kevlar es de 3,5 GPa. El acero tiene una resistencia de 1,5 GPa.

Elongación a rotura

El kevlar puede estirarse antes de romperse con un valor de en torno al 3,6 % (kevlar 29) y 2,4 % (kevlar 49).

Alta Tenacidad

La tenacidad de un material es la capacidad de absorver energía antes de rompense. La tenacidad del Kevlar ronda los 50 MJ m-3, frente a los 6 MJ m-3 del acero.​

¿Como se transportaba la munición y el equipo antes?

Los soldados llevaban la munición y el equipo en cinchas y correajes a los que acoplaban bolsos de cuero o tela en los que portaban los cargadores o balas y otros equipos. También llevaban pequeños macutos o bolsas o incluso utilizaban los múltiples y espaciosos bolsillos de sus Smocks (abrigos de dura tela de algodón de la Segunda Guerra Mundial) o de los pantalones tácticos.

En Vietnam se llevaban los cargadores de M-16 en una bandolera de algodón, llevándose normalmente 2 cruzadas en el pecho. El sistema utilizado para transportar el equipo fue llamado sistema ALICE.

Posteriormente, aparecieron bolsas y accesorios porta cargadores y equipamiento variado con menor o mayor acierto. Lo que sí es cierto, es que todo cambió con la introducción del sistema MOLLE en la década de los 90 en las mochilas tácticas y todo tipo de equipamiento táctico.

La sustitución de los sistemas de transporte y protección fue tan difícil y costosa, que el ejército americano no estuvo totalmente equipado con este sistema hasta 2001.

Tipos de chalecos tácticos

Durante los años 70, 80 y 90 los ejércitos o cuerpos de ejército que usaban algún tipo de chaleco antifragmentación, colocaban sobre estos las cichas, correas y suspensores en los que portaban los distintos bolsillos o espacios de almacenamiento de material.

Posteriormente empezaron a surgir chalecos de combate de uso específico según el cuerpo o especialidad del militar que lo portaba, de este modo había chalecos tácticos militares con una gran cantidad de bolsillos para granadas, bien de mano o autopropulsadas, para los granaderos; chalecos con menor cantidad de bolsillos y munición para tropas de asalto… Se personalizaba la estructura y composición según se perteneciera a la marina, el ejército de tierra o aviación; según el país, etc. En fin, era una pesadilla logística ya que además había que tener variantes según el entorno y camuflaje utilizado.

Por eso hablar de tipos de chalecos tácticos en los últimos 30 – 40 años, es hablar de indumentaria y militaria; algo totalmente fuera del objetivo de este artículo web.

Con la entrada del sistema MOLLE, todo se hizo mucho más sencillo, ya básicamente cada combatiente decide qué quiere llevar y cómo hacerlo; y los distintos tipos de chalecos tácticos se diferencian básicamente en la amplitud de la placa MOLLE, la superficie del torso que cubre, si de entrada incluye algún porta-cargador y el color; todo lo demás es a elección del soldado.

Hoy en día, debido a la práctica del airsoft, con lo que podemos hablar de chaleco airsoft. El chaleco airsoft es un chaleco táctico en el que normalmente se retira la placa de protección, para hacerlo más ligero. Cualquiera de los productos que has visto anteriormente son excelentes chalecos de airsoft.

Precio del chaleco táctico

El precio de los chalecos tácticos varían según diversos parámetros:

  1. Se trata de una pieza a estrenar o usada.
  2. ¿Incluye sistema MOLLE?
  3. ¿Puede alojar placa antibalas?
  4. Material en el que está confeccionado y calidades de los materiales.
  5. Uso; no es lo mismo un chaleco táctico para un profesional o semiprofesional que para alguien que se está iniciando en el airsoft.
  6. Marca.

Dependiendo de la aplicación y del presupuesto, podremos encontrar un sin fin de opciones de chalecos tácticos a nuestro alcance. En nuestra web puedes comprar un chaleco táctico de marcas de reconocido prestigio internacional, lo que te da una garantía de su durabilidad. Somos la web donde comprar tu chaleco táctico.

Te invitamos a visitar nuestra ofertas de softshell tácticos, que revises las mejores navajas militares o que busques la iluminación con las mejores marcas de linternas tácticas. Si buscas unos buenos pantalones, te recomendamos visitar nuestra página de pantalones tácticos.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)