Las mejores navajas tácticas

Las navajas tácticas están diseñadas para tener el máximo nivel de rendimiento y para satisfacer las exigencias de los militares y de los cuerpos de seguridad.

Debido a su calidad y a su fortaleza, las navajas tácticas también se están convirtiendo en las preferidas de cazadores, amantes de la naturaleza, de la supervivencia y para el EDC. En esta web podrás comprar las mejores navajas tácticas

Compra la mejor navaja táctica del 2021

Marcas de navajas tácticas que comercializamos

Te ofrecemos algunas de las mejores marcas que fabrican navajas tácticas como Al Mar, BenchMade, Böker, Böker Plus, Cold Steel, CRKT, Esee, Extrema Ratio, Fox, Ka-Bar, Kershaw, Kizer, K25, Maserin, Mcusta, Real Steel, Ruike, Sanrenmu, SOG, Spyderco y Zero Tolerance

Características de las navajas tácticas

Las características de las navajas tácticas son:

  • La navaja táctica debe tener una hoja robusta, fuerte y que mantenga un buen filo durante el mayor tiempo posible.
  • El filo de la navaja táctica debe ser preferiblemente liso o parcialmente serrado, para poder cortar cordajes o materiales resistentes.
  • La navaja táctica militar tiene que poder afilarse con facilidad en el campo y al mismo tiempo, retener un buen filo a pesar del uso y del abuso.
  • La unión entre la hoja y las cachas, así como estas últimas debe poder resistir un uso excepcionalmente duro; por ello, las navajas militares deben permitir hacer palanca y poder golpear con la empuñadura sin que nada se afloje, desajuste o rompa.
  • La apertura de la hoja de las navajas militares debe ser rápida y sencilla, para poder desplegarla en casos de emergencia.
  • La hoja debe tener un seguro, para impedir que la misma se cierre sobre los dedos del usuario, generando con ello un gran traumatismo o incluso la pérdida de algún dedo. Las navajas tácticas militares deben ser seguras para quien las usa.
  • Una navaja militar debe poder ser portada de forma segura y sin riesgo a perderse. Debe permitir ser portada de varias formas, por lo que debe incluir un clip para ceñirla a un bolsillo o al sistema MOLLE. Si la navaja táctica incluye además un agujero en sus cachas para un cordón fiador, mejor aún.

La diferencia entre una navaja táctica militar y una navaja campera es que la navaja táctica puede ser utilizada en situaciones y entornos extremos, por lo que su comportamiento y rendimiento deben ser perfectos,¿te imaginas que sea incapaz de poder cortar el material de nylon como el paracord? La mayoría de las navajas camperas, por ejemplo, no llevan un sistema de apertura con una sola mano, ni tampoco un clip para portarlas de forma más accesible y segura.

En cuanto a los materiales, hay que tener en cuenta que las mejores navajas tácticas del mundo son herramientas de corte todoterreno. Deben estar compuestas por materiales resistentes y duraderos, tanto en la empuñadura como en la hoja, que aguanten golpes, humedad y corrosión o calor extremos.

Además de los dicho anteriormente, las navajas tácticas deben ser ligeras y fáciles de portar y de manejar con una sola mano; ya que podemos necesitarlas en los momentos más inesperados.

Debido a estas cualidades, las navajas tácticas militares también se incluyen en muchos kit de supervivencia o se emplean como herramienta de corte secundaria.

Los aceros más empleados en las navajas tácticas

Desde que se inventó el acero inoxidable, éste ha sido el rey y el más empleado en la confección de las navajas tácticas y militares. Un acero inoxidable, rico en carbono y con el tratamiento térmico adecuado ofrece muchas ventajas a los profesionales y usuarios en general:

  • Permite mantener la hoja de tu navaja táctica sin óxido, lo que hace que necesite menos mantenimiento y que tenga una vida útil más larga; es decir, que tenga mayor durabilidad en cualquier tipo de entorno.
  • Las hojas de acero inoxidable, debido a la magia de las aleaciones y del templado y otros procesos térmicos, resultan ser más resistentes, se logran cotas de alta resistencia en el test de Rockwell. Hablamos de resultados iguales o superiores a 58 Rc.

Los aceros de la serie 440C en los años 80 fueron los reyes de la cuchillería y de la fabricación de navajas militares de alto rendimiento. En España hemos aplicado el acero MOVA, de Molibdeno Vanadio con gran éxito y con costes contenidos. Desde los 90 hasta el momento, el número de aleaciones se ha disparado, los aceros AUS-8 empezaron siendo muy utilizados, por marcas como SOG y Spyderco.

Más recientemente han surgido el acero VG-10, el 14C28N, el  acero CPM S35VN, el acero Bohler N695, el acero Bohler N690 conocido también como N690Co, que deriva del anterior y muy usado por los fabricantes europeos de navajas tácticas; como por ejemplo Extrema Ratio; y americanos como Tops knives y Spyderco entre otros.

Otro acero muy utilizado es el CPM 154 o el anterior 154CM; el A2, el acero AUS-6, similar al 12C27, es también un acero muy empleado por fabricantes de navajas tácticas como SOG y CRKT. Últimamente, la marca ZT (Zero Tolerance) está empezando a utilizar acero Elmax en sus navajas tácticas.

Tipos de seguros y bloqueos de las navajas militares

Como ya dijimos anteriormente, el poder usar una navaja militar con seguridad es prioritario. Esto se logra colocando un seguro que bloquee la hoja y la mantenga abierta hasta que el usuario libere el seguro.

El seguro además, amplia el rango de aplicaciones a la que puedes destinar tu navaja de combate; ya que algunos de los sistemas que veremos, junto a los materiales empleados para fabricar las hojas y cachas; convertirán tu navaja de asalto prácticamente en un cuchillo de hoja fija.

Los principales sistemas de bloqueo de las hojas son:

1 Back Lock: situado en la parte posterior de las cachas de la navaja táctica, hacia el tercio final. Consiste en una pieza metálica con forma de pico que se ajusta a una muesca practicada en la espiga de la hoja de la navaja y la atrapa cuando ésta se abre totalmente, impidiendo así que la navaja pueda cerrarse accidentalmente.

Al presionar sobre la parte de la placa metálica que está en el mango de la navaja, esta baja y mediante palanca, hace que el pico se levante y salga de la muesca de la hoja, liberándola.

Este sistema de cierre es muy seguro y ha sido utilizado desde hace mucho tiempo; es el sistema utilizado normalmente por Muela o Buck en su modelo 110.

2 Mid lock: como el anterior pero el cierre se encuentra en la parte central de las cachas, haciendo que la pieza metálica que bascula sea más corta.

3 Liner Lock: Posiblemente sea el más conocido y utilizado. Funciona mediante una placa o lámina de metal, que forma parte del forro interno de la empuñadura de la navaja táctica y que al abrirla totalmente, encaja en un rebaje en la espiga, bloqueando el movimiento de pivote. Para cerrar la navaja hay que mover la placa para liberar la presión y luego cerrar la hoja, prestando atención y retirando los dedos del recorrido de la hoja para evitar cortes.

4 Frame Lock: sistema de bloqueo muy parecido al Liner Lock; aunque a diferencia de éste, utiliza uno de los laterales de la propia cacha; que suele ser totalmente metálica, para que encaje en la muesca de la espiga y asegure la hoja.

5 Axis lock: mecanismo de seguridad patentado por Benchmade mediante el cual hay un profundo surco en la espiga de la navaja táctica, que se alinea con el mango, en donde se aloja un vástago que se mantiene presionado hacia el eje de pivotación de la navaja mediante unos muelles situados entre el forro y la estructura de la cacha contra. Para desbloquear el sistema hay que presionar hacia abajo el vástago y alejarlo del eje sobre el que pivota la hoja de la navaja.

Los materiales más utilizados en las empuñaduras de las navajas tácticas

La empuñadura o cachas de una navaja de combate en realidad tiene dos componentes: el chásis y los forros.

El chasis es metálico o mayoritariamente metálico y tiene un perfil en forma de U, en cuya depresión queda alojada la hoja cuando la navaja está cerrada.

El chasis tiene dos funciones principales:

1 Dar robustez y fortaleza a la estructura de la navaja táctica, para que pueda soportar grandes esfuerzos y el abuso al que puede verse sometida. Gracias a esa fortaleza puede contar con cualquiera de los mecanismos de bloqueo que ya hemos comentado.

2 Servir de soporte a los forros de las cachas, que están compuestos normalmente de materiales sintéticos que facilitan un agarre cómodo y seguro de la navaja de asalto en la mano.

Para lograr que los forros proporcionen un agarre cómodo y seguro, suelen utilizarse compuestos como el Zytel, el G-10 o la micarta; el grivory que Benchmade ha desarrollado también es muy conocido, al igual que la fibra de carbono, aunque ésta debe estar muy bien texturizada para que no resbale.

Estos forros suelen estar mecanizados o moldeados con algún tipo de patrón en diamente o reticular para aumentar el grip y aligerar el peso.

La historia de la navaja táctica

Los orígenes de la navaja se halla en la España prerromana, donde era habitual utilizar cuchillos plegables.

Sin embargo, la navaja, tal y como la conocemos hoy en día surgió a finales del siglo XVI, también en España. Por aquel entonces Carlos I prohibió portar armas de hoja larga; y especialmente espadas, a toda persona que no fuera noble, por lo que para acortar las dimensiones del arma, se volvió a las hojas plegables y se perfeccionó el mecanismo de cierre y seguro. La navaja se llevaba utilizando en España durante siglos por pastores y agricultores.

Acortar el arma permitía ocultar el filo cortante; la navaja además de ser pequeña era manejable y mucho más barata que una espada, al llevar menos cantidad de acero.

Desde España se exportó al resto de Europa con gran rapidez, ya que fue un arma muy popular; y desde Europa se extendió por América y Asia.

En algunos países hispanoamericanos, a la navaja también se la denomina cuchillo plegable. Sin embargo, en España sólo se considera que un cuchillo es plegable cuando la hoja sobresale del mango estando cerrado. Por ello, en un cuchillo plegable cerrado el filo no queda completamente protegido por el mango y se necesita una funda para llevarlo de forma segura.

La navaja, el arma y la herramienta de la gente humilde

La navaja era considerada el arma de la plebe, del hampa incluso; aunque en España era la herramienta de corte que los agricultores y pastores utilizaban a diario.

La navaja española de muelles, el azote de los soldados de Napoleón

Durante la Guerra de Independencia contra las tropas napoleónicas, la navaja se convirtió en el arma de combate cuerpo a cuerpo de la resistencia española. Así lo atestiguan numerosos informes de oficiales franceses, en los que se narran los estragos causados por la navaja de muelles y la destreza de los españoles al blandirla.

El cuchillo del soldado

Ya en 1891, Karl Elsener, quien por aquel entonces era el propietario de una compañía que fabricaba equipamiento quirúrgico, descubrió que las navajas de bolsillo del Ejército suizo estaban fabricadas en Alemania; por lo que decidió fundar la Asociación Suiza de Cuchilleros. Su objetivo era sencillo: el ejército suizo debía usar cuchillos suizos; y no depender de países potencialmente contrincantes.

Elsener comenzó a trabajar en lo que llamó el “cuchillo del soldado”; el antecesor de la navaja suiza moderna. Este cuchillo del soldado original tenía un mango de madera (en comparación con el de metal y plástico de hoy día), incorporaba una cuchilla, un destornillador para el fusil (el arma no disponía de una herramienta para montarla y desmontarla, algo básico que debe hacer todo soldado), un abrelatas para los víveres y un sacabocados para las sillas y arneses de cuero. Este cuchillo pasó las pruebas y fue vendido al Ejército suizo.

Sin embargo, Elsener no estaba satisfecho; y por ello en 1896, después de un periodo de cinco años de duro trabajo de investigación y desarrollo, logró poner unas cuchillas en ambos lados del mango mediante un resorte especial, que permitía usar el mismo resorte para todas las herramientas.

Esta innovación hizo posible que la navaja contase también con una segunda cuchilla y un sacacorchos.

Desde entonces, numerosos ejércitos han equipado a sus tropas con navajas multiusos, que hoy en día incluyen sierras y varios tipos de destornillador.

No confundir una navaja táctica con una multiusos

A partir de los años 80 del siglo XX, empezaron a surgir navajas mucho más robustas de lo normal bajo petición de los militares, a quienes les interesaba tener un arma plegable, fácilmente ocultable, portable y muy resistente. A estas navajas más fuertes se las empezó a dotar de hojas pavonadas, para evitar brillos y aumentar su resistencia a la corrosión; con esto ya había nacido la navaja táctica.

La navaja táctica es; por tanto, un arma plegable, heredera de una gran tradición e historia y mucho más fuerte que una navaja multiusos. Y es que las navajas tácticas tienen una sola hoja, muy resistente y afilada; a diferencia de una multiusos, en la que se insertan diferentes hojas y láminas de metal con diferentes diseños, formas y biselados para poder tener cada una de ellas varios usos, además de la hoja de corte.

La única hoja de una navaja táctica militar  debe poder ser empleada en multitud de aplicaciones, porque las situaciones en las que puede utilizarse son innumerables.

La navaja táctica y la multiusos son complementarias, y aunque hoy en día ambas forman parte del equipo táctico de militares y policías por todo el mundo, no tienen la misma aplicación.

Si buscas los mejores pantalones, te recomendamos visitar nuestra página de pantalones tácticos, también te recomendamos visitar nuestra sección de guantes tácticos; y para llevar cualquier cosa, nuestras mochilas tácticas.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)